Una piruleta “accidentada”…. jajaja, ¡qué idea!

Se acerca Halloween… En poco tiempo estaremos como locos buscando ideas para divertir a los niños en esa noche mágica. ¡No importa que sea una fiesta “importada”! También lo es la Coca-Cola, el abeto de Navidad, Papá Noel… Esta fiesta “hechiza” a los niños y sólo dura la “víspera de”. A los peques les encanta disfrazarse de cosas monstruosas e ir dando sustos por ahí. ¡No es de extrañar! (hay que probarlo, padres del mundo!).  Si quieres preparar con tiempo la fiesta de Halloween, puedes empezar a hacer los dulces de Halloween más terroríficos (vistos en Zakka Life). ¡Les van a chiflar!

Y aquí, explicado gráficamente, el tutorial…

Fíjate en lo fácil que es hacer piruletas siguiendo este tutorial: unos ojos de los que venden en bazares, dos gotitas de pegamento, tijeras para cortar la cinta de carrocero (mejor en bandas finas) y -¡zas!- a momificar piruletas… ¡Y sin son verdes, como éstas, mucho más escalofriantes…!

Un primer plano para no perder detalle…