Hay juguetes que pueden ayudar a nuestros hijos a desarrollar su sistema psicomotor. El triciclo es uno de ellos. Reporta numerosos beneficios para nuestros hijos, y hoy vamos a hablaros de todos ellos. Recordad que es posible montar a tu hijo en un triciclo a partir de los 12-18 meses, ahora bien, deben ser modelos adaptados a esas edades siempre.  Además, pensad que puede ser un regalo estupendo para el próximo miembro de la familia. Si tenemos un cumpleaños infantil próximamente, estos motivos quizá terminarán de convencernos. En iltriciclo puedes comparar entre los mejores triciclos.

Mejora su respiración, su sistema cardiovascular y muscular

Un triciclo puede ser estupendo para el crecimiento de los niños. Los beneficios en su salud son más que evidentes. Por ejemplo, gracias al pedaleo, el niño tonificará sus músculos. Además, la posición que adoptan para ello es favorable para que su espalda permanezca recta y sin desviaciones. Ejercicio físico que vendrá bien y que no es en absoluto cansado para el pequeño.

Teniendo en cuenta este ejercicio, es de suponer que, además, la salud cardiovascular del niño se vea beneficiada, mejorando además su capacidad para respirar y consiguiendo que el cerebro esté mejor oxigenado.

Habilidades motoras y balance

Al comprar un triciclo, estamos ayudando a que el niño mejore su equilibrio. Al mismo tiempo aumentará la coordinación entre brazos, manos y piernas, necesarias para conducirlo, por lo que las habilidades motoras del peque también mejoran.

Aumentar la independencia y confianza en sí mismos

El desarrollo psicomotor no lo es todo. Es más, con un triciclo para niños, también estaremos fomentando su independencia, su sentido de la autonomía y su confianza. Esto es debido a que comenzarán a verse capaces de controlar y manejar un vehículo a ruedas, a su escala, claro.

Si quieres que el triciclo te acompañe durante más tiempo, no te olvides de que hay muchas opciones, como los triciclos evolutivos.

Niños que liberan energía

Ya sabemos que los niños son una fuente inagotable de energía, pero si optamos por un triciclo, también estaremos optando por un juego que podría dejarlos agotados por la noche. Un triciclo no es cansado en sí, pero estar jugando toda la tarde en un parque agota a cualquiera. Una buena opción para que se desfoguen y duerman mejor por las noches.

Refuerzan vínculos sociales

Estos juguetes evolutivos hacen que los niños se sientan más cómodos y con mayor confianza a la hora de entablar conversaciones. Sí, fomentan el juego en lugares públicos y hacen que las relaciones sociales del pequeño se vean favorecidas.

Además, juguetes como los triciclos también podrían mejorar el vínculo entre padres e hijos, siempre que pasemos tiempo de calidad con ellos, enseñándoles a montar y disfrutando de sus horas de juego con ellos.

Juguetes seguros

Lo que más nos interesa cuando compramos algo para nuestros peques es que sea seguro. Los triciclos para niños son seguros. Sus tres ruedas hacen que el pequeño tenga un buen soporte, equilibrio y estabilidad. Es poco probable que sufran caídas y si es así serán caídas sin importancia.

No está de más que invirtamos también en protección como cascos, rodilleras o coderas que puedan cubrir las partes que más se dañan en estas caídas, en el caso de que se dieran.