¡Qué tremendas ideas para Halloween! Y no necesitan planificación…

¿Quieres dar una sorpresa a tus peques cuando se levanten el día de Halloween? Pues mira qué sencillas de preparar estas propuestas que hemos encontrado en One Charming Party.

Sólo necesitas una o dos calabazas, una cartulina negra, una tiza de color naranja (puede venir bien otra blanca) y un vaso transparente, rollo de papel higiénico y un par de ojos adhesivos.

¡Jaja! ¡Qué divertido! Nos ponemos manos a la obra… Recorta la cartulina negra del tamaño de un mantel individual y escribe con lápiz naranja ‘Happy Halloween‘ o ‘Feliz Halloween’ (si eres más [email protected] con los temas lingüísticos…). Junto a la servilleta color naranja, además de los cubiertos, sitúa las tizas naranja y blanca para que tu peque desarrolle su creatividad dibujando calabazas, calderos, esqueletos y fantasmas, eso sí, con su punto tragicómico.

Mira qué sencillo este vaso-momia, forrado con papel crépe o simple papel higiénico doblado…

Sorprende a tu hijo con este vaso-momia, que tienes que ‘vendar’ con papel crépe o papel higiénico doblado por la mitad longitudinalmente, creando diferentes pliegues que lo asemejen a una cabeza recién vendada. No te olvides de dejar un pequeño espacio para pegar un par de ojos adhesivos (¡SOS! Que alguien me diga dónde se compran que los ando buscando…).

Y finalmente haz alarde de tu creatividad, colgando de hilo fino o nylon siluetas de cartulina que representen murciélagos, fantasmas, zapatos de bruja o cualesquiera otras figuras terroríficas que se te ocurran…

El desayuno es lo de menos, pero si no quieres liarte mucho te sugiero un tortel o bollito similar que lleve relleno de cabello de ángel (se hace con calabaza).

¡Una puesta en escena sencilla y efectista! Y a los peques les encantará…