Bola de nieve hecha en casa de Frozen

Foto: Garabotes

¡Hazme un muñeco de nieeeveeee! Pues me temo que no, que un muñeco de nieve no vamos a hacer, ¡pero sí una preciosa bola de nieve hecha en casa de Frozen! De Frozen o de los personajes que a los peques más les guste. Lo bueno de esto es que es un DIY y, como tal, ¡podemos personalizarlo a nuestro gusto! Solo tienes que seguir las instrucciones y modificar lo que creas conveniente. Te lo vas a pasar muy bien haciendo la bola de nieve de Frozen (aunque no es una bola estrictamente hablando) y puedes usarla para decorar la chimenea, para jugar con ella, para regalar o para decorar una fiesta infantil de Frozen.

Bola de Nieve de Frozen:

Bola de nieve hecha en casa de Frozen materiales

Foto: Garabotes

Los materiales que vamos a reunir para nuestra manualidad son los siguientes:

  • Purpurina de dos colores
  • Pegamento de contacto (una buena cola que sea resistente al agua)
  • Figuras de nuestros personajes más queridos (en este caso, los de Frozen)
  • Un tarro de cristal con tapa
  • Agua

Bola de nieve hecha en casa de Frozen paso 1

Foto: Garabotes

El primer paso que debemos seguir para conseguir nuestra bola de nieve casera de Frozen es desenroscar la tapa del bote y lavar este muy bien para que quede completamente transparente. No querrás que algún manchurrón empañe el cristal, ¿verdad? Como ya contamos con eso, seguimos con el siguiente paso básico, que es aplicar cola en la superficie interna de la tapa y después en la base de los muñecos de Frozen, los cuales tienen normalmente una especie de pie redondo para que se puedan posar. Presionamos con fuerza contra la tapa y dejamos secar el tiempo que haga falta según las instrucciones del fabricante. Luego nos aseguramos de que los muñecos de Frozen están bien fijados a la tapa y que no se van a desprender cuando la agitemos, ¡imagínate que salen volando! No, mejor evitar estos sustos.

Bola de nieve hecha en casa de Frozen paso 2

Foto: Garabotes

Ahora metemos la purpurina. La idea de combinar dos colores es porque cuando esté brillando en el agua mientras cae, tendrá un efecto mucho más bonito, pero esto es opcional. También es opcional los colores que quieras usar, aunque los más comunes para las bolas de nieve son los colores invernales. Después añadimos agua hasta el cuello del tarro para que esté lleno, aunque no a rebosar. Lo siguiente que debemos hacer es usar de nuevo el pegamento de contacto para aplicarlo alrededor de la tapa. Esto lo hacemos porque cuando cerremos el bote con todas nuestras fuerzas queremos que se quede bien pegada, por eso tiene que ser un pegamento muy resistente que aguante tanto el agua como el cristal: busca el que sea apto para esos materiales. De nuevo, espera a que se seque y… ¡ya tienes tu bola de nieve casera de Frozen para disfrutar!

Recuerda que puedes hacerla de los personajes que más te gusten: no tienen por qué ser Elsa, Anna y Olaf, aunque la verdad es que su naturaleza fría hace que sean perfectos para vivir en una bola de nieve. ¿Y tú a quién meterías ahí? Otros personajes ideales son los de La Sirenita, ya que viven bajo el mar.

Fuente: Garabotes

¿Te ha gustado? Compártelo:

Twitter Facebook Pinterest Google Plus

DIY. Cosas hechas en casa, Manualidades con niños

,

Deja un comentario

¡Estamos encantados de tenerte aquí! Introduce tus datos debajo para poder podmentar. Los campos obligatorios son los que están marcados con *