tarjetas con corazones de tela country

¿Te animas a crear unas bonitas tarjetas para los regalos?

Si te sobra un trozo de papel después de empaquetar algún bulto, no lo tires. Puedes fabricar tú [email protected] estas eco-tarjetas para acompañar los regalos de Navidad. ¡Ah! ¡Y se pueden reutilizar como adornos para el abeto! Haz un agujerito con el taladro de papel en la esquina superior junto al doblez, y cuélgalas de un cordel o cinta de tela estampada.

El clásico papel de embalar (o papel kraft) es el punto de partida de estas tarjetas de felicitación artesanales. Son tan románticas, que a mi me bastaría con que alguien querido me dedicase unas palabras de cariño en una de ellas para atesorarlas en el cajón de los secretos de mi mesita de noche… Pero, vayamos a lo práctico.

Materiales:
  • Papel de embalar o papel kraft.
  • Plantilla para hacer sobres.
  • Cinta adhesiva de doble cara.
  • Retales de tela a cuadritos o estampados florales (si no tienes, compra en tiendas de manualidades un kit para patchwork).
  • Cúter o guillotina de papel, pegamento y pistola térmica de pegar, aguja e hilo (o máquina de coser).

sobres rústicos con cordel¡Manos a la obra!

  • Empieza por los sobres. El objeto de madera tan curioso que ves en la foto es una plantilla de madera para hacer sobres. Puedes comprarlos en la tienda online japanesegiftmarket.com (hace envíos fuera de EEUU) o de segunda mano en Etsy. Si no, recorta tú [email protected] Luego ya sólo es necesario doblar las esquinas y fijar el papel con cinta adhesiva de doble cara. Pega con una gota de silicona o adhesivo instantáneo (de cianocrilato) un lazito de hilo de bramante o cordel fino (cuanto más rústico, mejor) en la parte posterior del sobre.
  • Con el cúter y una regla consistente o, mejor aún, con la guillotina de papel (es muy útil: yo tengo una para las fotos que imprimo en casa), recorta las tajetas a la medida de los sobres.
  • Pinta sobre la tela siluetas de corazones, córtalas y cose sobre las tarjetas delicadamente, a medio centímetro del borde (no necesitas rematar con un dobladillo, ya que los flequitos acentúan la sensación de rústico). Quizá te sea más facil coser a máquina para que las puntadas te queden muy juntas.

La idea la hemos encontrado en Sweet Tiddings