Divertido disfraz casero ¡y qué fácil de hacer!

¿Te imaginas a tu peque disfrazado de una forma más simple? Es un sencillo disfraz casero de medusa, hecho de una forma tan imaginativa que exclamas: “¿Y cómo no se me había ocurrido nunca…?”. Es el tipo de disfraces infantiles que a ellos les encantan y nosotros podemos hacer en un santiamén para Carnaval...

Con sólo un paraguas transparente, un par de ojos pintados y unas tiras de papel de seda que se muevan al ritmo del niño o  de la niña, el disfraz está hecho. En este caso, a la niña se le ha puesto un maillot blanco y un tutú, pero seguro que se te ocurre algo divertido con bolsas transparentes de supermercado para poner un poco de aderezo si no dispones de esta pieza de ballet o si se trata de un chico. Eso sí, preferentemente sobre ropa blanca para que el conjunto parezca esa masa gelatinosa propia de las medusas.

¡Sensacional!