Foto: Red Ted Art

Hacer figuras con papel es una forma muy creativa de gastar una tarde. A los peques les sorprenderá ser capaces de conseguir figuras adorables con unos cuantos dobles por aquí y otros cuantos por allá. En Japón la papiroflexia tiene la categoría de arte y se la conoce como “origami”. La verdad es que hay cientos de patrones para hacer, todos ellos muy bonitos. ¿Os acordáis de aquel zorrito de papel que hicimos para las esquinas de los libros? ¡Era muy chulo! Hoy vamos a hacer un perrito de papel.

Papiroflexia para niños: perro de papel para decorar

Las manualidades de papel son geniales: baratas, bonitas y buenas. Los materiales que necesitamos son:

  • Una hoja de papel
  • Rotuladores de colores para la decoración

Explicar cómo proceder a hacer manualidades con papel, concretamente de papiroflexia, a menudo es complicado. Las instrucciones pueden ser difíciles de interpretar, por eso os comparto este vídeo de Red Ted Art para que entendáis mejor cómo podéis hacer el perrito de papel. ¿No dicen que una imagen vale más que mil palabras? ¡Pues un vídeo más que un millón!

Cuando tengáis el perrito terminado con las orejas caídas y el hocico, debéis pasar a la decoración. Podéis inspiraros en razas que ya existen, como los dálmatas, cuyo pelaje moteado es muy característico, los perritos con manchas especiales con formas curiosas o simplemente pintarlo como más os guste a vosotros.

Otra variante de esta manualidad con papel para niños es utilizar folios de colores. Por ejemplo, si tienes una hoja negra puedes hacer un perrito de pelaje oscuro. Prueba a hacerlo de diferentes maneras; siempre puedes regalárselos a tus mejores amigos o guardarlos para decorar una ocasión especial. ¡Pásatelo muy bien con la papiroflexia!

Fuente: Red Ted Art