Foto: Hello, Wonderful

La verdad es que no hay que esperar hasta San Valentín para decirle a alguien que le quieres. Solo es una fecha más. Sin embargo, es bonito, quizá por costumbre, preparar algunas manualidades para San Valentín. Nosotros te proponemos un DIY muy sencillo de Hello, Wonderful que puedes hacer con los peques. Te encantará: es una tarjeta de San Valentín peluda… ¡porque es una ovejita! Me encanta hacer tarjetas en casa, lo veo original y muy personal… que es la mejor manera de expresar sentimientos auténticos.

Tarjeta de San Valentín para niños: una ovejita peluda

Foto: Hello, Wonderful

Los materiales que vamos a necesitar son los siguientes:

  • Bolas de lana o de fieltro de varios tamaños y colores
  • Una cartulina blanca para imprimir la plantilla de Hello, Wonderful
  • Tijeras
  • Pegamento (mejor cola)

Foto: Hello, Wonderful

Para hacer esta tarjeta de San Valentín tan mona, solo tenéis que guardaros la imagen de la plantilla en el ordenador e imprimirla en una cartulina. Recortamos por los bordes grises y ya la tenemos preparada para decorarla. La frase que aparece arriba, Wooly be my valentine? es un juego de palabras. Wooly singifica “lanoso” y se parece a Would, que es la forma de usar el condicional. En español no tenemos ese juego de palabras, así que, si quieres, podrías editarlo y poner otra cosa, como “Te doy muchos beeesos“, ya que es una oveja y puedes jugar con su onomatopeya.

Foto: Hello, Wonderful

Y ahora, con los minipompones, solo tienes que rellenar el cuerpo de la oveja. Puedes utilizarlos todos del mismo color, pero lo más divertido es combinarlos. También funciona muy bien si tienes de diferentes tamaños. Y, como veis, es una manualidad en la que puede participar cualquier peque, incluso los más pequeños. ¡Luego hay que lavarse muy bien las manos y listo!

Fuente: Hello, Wonderful